Uncategorized

¿Qué tiene de malo?

12 May , 2017  

Muchos lo ven mal. Se argumenta que es falso y bajísimo. Sea como sea, la contratación de damas de compañía México suele verse muy mal. Yo personalmente pienso que está mal si uno ya está en una relación o casado y no se tengan acuerdos, pero… vive y deja vivir.

Por ello he decidido escribir este artículo, para destacar los principales beneficios y peligros que se deben tener en cuenta al contratar a una chica escort. Primero, quiero destacar que ser escort no es ser menos persona; es un trabajo como cualquier otro, y estas mujeres merecen todo nuestro respeto.

Hay quienes ocupan de los servicios de una dama de compañía para cumplir las fantasías y fetiches propios. Con una escort puedes tener la confianza de hacer cosas que no podrías con una novia; puedes explorar tu sexualidad y descubrir lo que te gusta. El conocimiento propio es importante, y estas personas pueden ayudarte.

Por desgracia, este negocio se presta a la trata de personas. Infinidad de personas detestables y sin escrúpulos se dedican a secuestrar a mujeres para volverlas esclavas sexuales; y nunca deberíamos de apoyar estas horribles prácticas, todos los días vemos en periódicos como Reforma estos casos. Existen empresas legales y seguras como Chicas Escort DF, en las que respetan los derechos de sus trabajadoras.

Al contratar los servicios de una escort asegúrate de que todo es higiénico. Debemos de evitar a toda costa las enfermedades de transmisión sexual y las infecciones en zonas genitales; el sida es sólo la punta del iceberg.

En fin, contratar a una escort no debería avergonzar a nadie. Es un servicio que la sociedad debería de dejar de satanizar. Es hipócrita, porque aquellos que señalan a las mujeres que lo practican son los mismos que las contratan. Siempre y cuando tomes en cuenta las recomendaciones que te doy, no tendrás problemas al contratar estos servicios.

Si te gustó esta información, COMPARTE en tus redes sociales. Nos leemos en el siguiente POST. ¡Hasta otra!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *